¿Cómo se cobran las nuevas ayudas del Kit Digital para que los autónomos compren ordenadores?

Después de que el Gobierno publicara recientemente la nueva convocatoria de ayudas del Kit Digital, no son pocos los trabajadores por cuenta propia a los que les ha suscitado numerosas dudas este nuevo bono 1.000 euros, destinado a autónomos persona física y con negocios de hasta dos asalariados a cargo, y que, como se detalló en las bases publicadas en el BOE, incluye como solución la adquisición de un ordenador para sus negocios. 

Como condición indispensable, los autónomos y negocios contemplados en el tramo beneficiario de esta ayuda deben haber accedido también al bono anterior de 2.000 euros. Por ello, los trabajadores por cuenta propia y las microempresas de hasta dos trabajadores que formalicen nuevos acuerdos con los agentes digitalizadores lo harán en concepto de “importe adicional”, es decir, los 1.000 euros adicionales habilitados en la nueva orden. Por su parte, los trabajadores por cuenta propia que no hayan accedido al primer bono de 2.000 euros podrían, en todo caso, acceder a ambos bonos ahora -3.000 euros en total- para implantar las soluciones digitales en las que estén interesados.

Además, según los expertos consultados por este medio, la ampliación de la ayuda funciona como el primer bono de 2.000 euros. Así, los autónomos que decidan solicitar esta ampliación tendrán que seleccionar un agente digitalizador, que será el que gestionará el bono, con el que tendrán que tramitar el acuerdo correspondiente. Por el momento, la fecha límite de solicitud es hasta diciembre de este año.

¿Se puede solicitar solo el tramo de los 1.000 euros para solicitar la ayuda del hardware?

Como explicó Elliot Martín, secretario general de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) en Canarias, los autónomos no pueden pedir solamente la ayuda de 1.000 euros para obtener la solución que cubre el ordenador. 

Deben haber consumido anteriormente, o consumir en el presente conjuntamente, las soluciones a las que se podía optar con el primer bono de 2.000 euros, que incluye como opciones digitales el diseño web, procesos logísticos, tienda online, SEO, posicionamiento o antivirus, entre otros. Será, una vez que haya seleccionado alguna de las soluciones del primer bono cuando podrá pedir el segundo para adquirir el segundo. “Debe de haber adquirido previamente los otros procesos del primer bono -que puede haber consumido hasta los 2.000 euros del bono o un importe inferior-, pero no puede elegir solo el hardware”. 

Por su parte, Antonio Plaza, experto en desarrollo web y premiado con la Medalla Europea al Mérito en el Trabajo otorgadas por la Asociación Europea de Economía y Competitividad (AEDEEC), gerente de la asesoría DigitalDot -que funciona también como agente digitalizador adherido- detalló a este medio que hay autónomos que no desean implementar recursos disponibles en el primer bono como el diseño web o los procesos logísticos. 

Así, una alternativa puede ser enfocar el primer bono de ayudas -que no tiene por qué consumirse en su totalidad hasta los 2.000 euros- para alguna solución útil que complemente la solución segunda del ordenador. “Sí la solución más interesante o necesaria para el negocio son las de ‘Puesto Seguro’, como sería la adquisición del ordenador, lo que están haciendo otros trabajadores por cuenta propia es dedicar el primer bono a una solución de seguridad, es decir, el antivirus, y a partir de ahí ya solicitan también el bono para el hardware”, aclaró Plaza.

“Si el autónomo tiene dos empleados, podría destinar una parte del importe del primer bono a instalar antivirus para el ordenador de cada empleado, o incluso pedir un solo antivirus, y luego solicitar el otro bono para el hardware, ya que se trata de dos soluciones diferentes”, apuntó Plaza.

Otra alternativa similar es solicitar el primer bono para cubrir el gasto de una ‘landing page’ -página de aterrizaje o promocional-, incluida en la soluciones de Sitios web y presencia básica en Internet (es la solución I), y el segundo para el ordenador. 

¿Qué requisitos debe cumplir el autónomo para poder acceder a este nuevo tramo de 1.000 euros?

Como se ha mencionado anteriormente, el trabajador por cuenta propia debe adquirir también alguna solución de las disponibles en el primer bono -que permite cubrir hasta 2.000 euros-, y, además, no puede haber accedido a ayudas de mínimis, ya que son incompatibles con estos bonos, según recordaron ambos expertos. 

¿Qué limitaciones presenta la ayuda de 1.000 euros para adquirir un ordenador para los negocios?

La única limitación que presenta esta ayuda son los requisitos específicos del hardware que se va a adquirir, que, de hecho, obliga por normativa a incluir también su propia licencia para incluir ciberseguridad, y un encriptado/cifrado en reposo, con la finalidad de proteger el producto en el que se invierte la solución y la privacidad de los datos, como confirmaron ambos expertos. 

Como dispositivos subvencionables, se incluyen ordenadores portátiles o de sobremesa, únicamente nuevos –no pueden ser reacondicionados-. Éstos deberán incluir estas prestaciones, entre otras:

  • Procesador con un mínimo de 4 núcleos físicos y una velocidad de reloj (CPU clock) máxima (en modo turbo o equivalente) de al menos 2.9 GHz. Su fecha de lanzamiento deberá ser posterior al primer trimestre de 2023.
  • Rendimiento con una puntuación mínima de 15.000 en PassMark Software, con fecha 13 de mayo de 2024.
  • Memoria RAM de 16 GB DDR4 o tecnología superior equivalente.
  • Almacenamiento interno SSD NVMe de 512 GB, como mínimo. Las contraseñas del encriptado deberán ser proporcionadas por el Agente Digitalizador Adherido al beneficiario al momento de la entrega del dispositivo.
  • Sistema operativo de fin profesional. Este se proporcionará conjuntamente con cada dispositivo y vendrá preinstalado y licenciado de fábrica.
  • Tarjeta gráfica dedicada o integrada con una resolución mínima Full HD, que deberá soportar el uso de dos monitores en caso de portátil.
  • Tarjeta de sonido integrada.
  • Tarjeta de red integrada de conectividad inalámbrica compatible con el estándar Wi-Fi 6 o superior. Asimismo, proveerá conectividad Bluetooth 5.1 o superior.
  • Interfaces de entrada/salida:
    • Al menos 2 puertos USB 3.0 o superior, tipo A.
    • Al menos 1 puerto USB 3.0 o superior, tipo C. En el caso de dispositivos portátiles, al menos uno de ellos con funciones DisplayPort + Power Delivery + USB.
    • Un puerto Ethernet RJ-45 1 Gbps.
    • Un puerto HDMI 1.4 o superior.
    • Audio E/S: Al menos un interfaz jack 3.5 mm combo para auriculares y micrófono.

Si el autónomo ya ha gastado el primer bono de 2.000 euros, ¿puede usar el nuevo bono para continuar invirtiendo en alguna de las soluciones del primer bono?

Como apuntó Antonio Plaza, esta opción no es posible. La ayuda de 1.000 tan solo se puede gastar en la soluciones de digitalización del apartado XVII, ‘Puesto de trabajo seguro’, que es la que incluye la adquisición de hardware. 

¿Deben los autónomos adelantar el dinero antes de obtener la ayuda del Kit Digital?

Siempre es el agente digitalizador quien asume la operación y recibe el monto del importe. Funciona de la misma forma tanto para el bono de 2.000 euros como para el nuevo de 1.000 euros. Como subrayó Martín, el autónomo, que es el consume el bono, tan solo tiene que abonar el IVA correspondiente a la “cantidad” de bono que se haya gastado finalmente en la solución digital elegida. 

“Es el agente digitalizador el que “adelanta” el importe, y en el margen de un año -que es el tiempo mínimo de contratación de la solución de ciberseguridad que se debe adquirir con el hardware-, recibe la ayuda de Red.es”, señaló Plaza. 

¿Deben consumir la ayuda del bono hasta el límite máximo de 1.000 euros? 

No. Como detallaron los expertos, el bono cubre el importe de la solución que sea, hasta el límite máximo que permite la ayuda. El autónomo “gastaría” esa parte del bono y solo tendría que abonar al agente digitalizador el IVA correspondiente

Por ejemplo, si el trabajador por cuenta propia adquiere la solución del hardware, que incluye el ordenador y soporte del ordenador por un año, y de ese bono de 1.000, solo gasta 800 euros, los 200 restantes simplemente no se utilizarían, y pagaría IVA solo por los 800 que se han utilizado para adquirir el equipo. Es decir, 168 euros. 

¿Qué sucede si el precio del ordenador supera el importe del bono?

De igual forma, pueden optar por adquirir las soluciones digitales más convenientes aunque superen el importe de la ayuda. En esta situación, se abonará al agente digitalizador la diferencia del importe entre el bono y la inversión real. 

Por ejemplo, el ordenador que decide adquirir el trabajador por cuenta propia y su soporte supera los 3.000 euros. En ese caso, se cubriría con la ayuda del kit hasta el máximo que permite el bono y el importe restante se abonaría al agente digitalizador. Las condiciones de pago, según las bases, recaen en el agente digitalizador, que estipula cómo se va a llevar a cabo la operación -si va a cobrar las cantidades antes o después de recibir el bono-. Esto se rige en el acuerdo que llevan a cabo autónomo y agente digitalizador.

¿Se puede contratar el nuevo bono para el ordenador con un agente digitalizador diferente?

Según los expertos, es posible contratar el nuevo bono de 1.000 euros con un nuevo agente digitalizador. 

También es posible solicitar la ayuda antes de seleccionar al agente digitalizador, es decir, de forma independiente primero. Para ello, el trabajador por cuenta propia puede realizar el trámite directamente desde Red.es.

¿Qué certificados deben aportar los autónomos para poder formalizar este nuevo bono de 1.000 euros?

Al igual que con el primer bono, es imprescindible que los trabajadores por cuenta propia acrediten que no mantienen deudas con Hacienda y la Seguridad Social, como afirmaron las fuentes consultadas. 

Así, deben presentar el ‘Certificado de estar al corriente de las obligaciones con la Seguridad Social’. Este documento de carácter oficial, sellado por la Tesorería General de la Seguridad Social, identifica a la persona o negocio que lo solicita y se señala la inexistencia de deudas -o enumera los importes indebidos-. Es necesario prestar atención a la fecha de emisión del documento, ya que debe encontrarse actualizado.

De la misma forma, debe seguir un procedimiento similar y aportar que se encuentra al corriente de pago con Hacienda, por lo que debe expedir, también actualizado, el  ‘ Certificado tributario de estar al corriente de obligaciones tributarias’. 

Otro de los documentos que el trabajador por cuenta propia debe entregar es el de ‘Representante voluntario’ en caso de que haya seleccionado que un tercero -empresa, persona o asociación- , actúe en su nombre para tramitar la ayuda. Esta ficha se debe rellenar y devolver al agente digitalizador elegido. 

También se debe aportar el código del IAE (Impuesto de Actividades Económicas), es decir, el código censal del negocio. Puede obtenerse a través del apartado de ‘Mis Datos Censales’ que se encuentra en el portal oficial de la Agencia Tributaria. Desde allí, el autónomo puede comprar su IAE y también modificarlo, así como solicitar y obtener un certificado tributario sobre su situación en el censo.

¿Qué condiciones son necesarias para cerrar el acuerdo con el Agente Digitalizador para adquirir el bono?

Según explicó Antonio Plaza, no es infrecuente que los autónomos desconozcan que para contratar algunas soluciones es necesario incluir la contratación de soporte digital. Tanto las soluciones de logística como las soluciones web exigen la contratación de soporte por un año, “que el autónomo puede contratar o bien, dentro de la ayuda, o bien, fuera, pero que es obligatorio”. Y esta contratación también forma parte de la solución para adquirir el ordenador. 

Como ejemplo, si el autónomo contrata la solución digital para el desarrollo de una página web, y esta solución ya alcanza los 2.000 euros, el autónomo tendría entonces que contratarlo de forma adicional, al no quedar más saldo del bono disponible. “La idea es que se pueda proteger el producto para el que se ha invertido el bono”. 

En particular, en el caso del bono dedicado al ordenador, tanto si se adquiere dentro del importe del bono como fuera, “es necesario para la seguridad informática, como para que el equipo esté en condiciones aceptables al cabo del año. Se trata de una inversión”. En este ejemplo, en términos del equipo informático, se considera soporte todo aquello que sea protección: antivirus, seguridad, actualizaciones e instalación de software, soluciones informáticas para problemas determinados, o sistemas de atención de usuario para resolución de dudas, entre otros. 

Fuente: Autónomos y Emprendedores